divendres, 26 d’agost de 2016

La casa comunal de los neandertales

Encuentran en el Abric Romaní un espacio doméstico que permite conocer qué distribución hacían de él los neandertales hace 60.000 años
Es una prueba más de la complejidad social y organizativa de esta especie extinguida, con formas de vida similares a los Homo sapiens
Un espacio doméstico bien conservado y delimitado, con hogares, herramientas de piedra y huesos de animales de hace 60.000 años, descubierto estos días en el nivel Q del AbricRomaní de Capellades (Barcelona), ha permitido conocer cómo era una casa comunal neandertal, gracias a una prueba concluyente que evidencia cómo vivía y organizaba el espacio esta especie: un recinto posiblemente cerrado en forma de elipsis. El hallazgo ha tenido lugar durante la campaña de excavación que este mes se desarrolla en el Abric Romaní bajo la dirección del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES).
El equipo de investigadores que trabaja constató que un grupo humano de la especie Homo neanderthalensis, formado probablemente por entre 30 y 40 individuos, organizó en el interior de dicho abrigo una zona doméstica para llevar a cabo todo tipo de actividades. Estaba formada por tres hogares centrales y 14 periféricos que jerarquizaban el espacio bajo la visera del abrigo.
Se han observado tres áreas bien definidas para diferentes usos y funciones. Las más próximas y en contacto con la pared del abrigo actuarían como áreas dormitorio. En el medio, los hogares centrales donde se desarrollarían las actividades domésticas. Finalmente, la zona más alejada de la pared se utilizaba como un vertedero de basura.
Espacio doméstico descubierto en el Abric Romaní, Capellades (Barcelona), atribuido a una comunidad de neandertales - Gerard Campeny/IPHES
Además, dentro del área interior mencionada se ha podido constatar la existencia de varias estructuras o modificaciones intencionales del espacio para llevar actividades como hogares y agujeros de palo. En este nivel a lo largo de tres años de excavaciones se han recuperado más de 10.000 restos que dan testimonio de estas actividades: herramientas de piedra y huesos de animales.
"Los autores de estas acciones eran comunidades de cazadores de caballos, ciervos y cabras, así como recolectores de leña de pino, entre otros recursos vegetales, que se establecieron estacionalmente en este abrigo", observa Eudald Carbonell, director de la excavación e investigador del IPHES-URV (Universitat Rovira i Virgili de Tarragona). "El fuego era el elemento central de estos campamentos ya que servía para iluminar, calentar, cocer los alimentos y para eliminar los desechos, además de ser un elemento organizador del espacio y de socialización", ha añadido. De hecho la buena conservación de los hogares de este yacimiento le otorga una singularidad para el conocimiento de las actividades pirotécnicas de los neandertales y de su estilo de vida.
La excavación ha aportado numerosos restos de fauna y de herramientas de piedra - Gerard Campeny/IPHES
Para el equipo que trabaja en el Abric Romaní, este nuevo descubrimiento permite postular que los neandertales tenían estructuras y espacios organizado parecidos a los del Homo sapiens, una prueba más de la complejidad social y organizativa de esta especie desaparecida. O sea, que neandertales y sapiens a pesar de ser especies paleontológicas diferentes tenían formas de vivir y organizar el espacio similares.
La campaña de este año en el Abric Romaní se inició el 8 de agosto y finalizará el próximo día 28. La realiza un equipo de 55 personas provenientes del IPHES, de la URV, de la UniversitatAutònoma de Barcelona ( UAB), de la Universitat de Barcelona (UB), de Universitat Oberta de Cataluña (UOC), de la Universitat de Girona (UdG), de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), de la Universidad de Alcalá de Henares, del Museo de Ciencias Naturales, de la Universidad de Granada (UGR), de la Universidad del País Vasco (UPV), de la Università di Ferrara (Italia), de la Universidad de Toulouse (Francia) , y de la Universidad de Brno (Chequia).

La intervención cuenta con la financiación de la Generalidad de Cataluña (Proyecto 2014-SGR-900), del Ayuntamiento de Capellades, del MINECO (Ref. HAR2013-48784-C3-1-P) y del IPHES. Forma parte del proyecto cuatrienal de investigación de este instituto que lleva por nombre "Abric Romaní - Cinglera de Capelló" (Ref. 2014/100576) financiado por el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya.

dissabte, 20 d’agost de 2016

Hallan el diente y el parietal de un niño neandertal que vivió en la Cova de les Teixoneres de Moià hace 50.000 años

Es la primera vez que se localizan fósiles de un homínido en este yacimiento
Se trata de un canino inferior y de un fragmento de parietal que podrían corresponder a un individuo de entre 7 y 9 años de edad
La campaña de este año que llevan a cabo en las Coves del Toll (Toll i Teixoneres), en Moià (Barcelona), el IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social) y el CENIEH (Centro Nacional de Investigación de la Evolución Humana) ha sido muy productiva desde el punto de vista científico. A la gran cantidad de restos de animales y herramientas de piedra de la época neandertal que se han recuperado, hay que añadir el diente y el parietal de un niño neandertal que vivió en la Cova de les Teixoneres hace 50.000 años. Según los análisis previos, se estima que podrían corresponder a un individuo de entre 7 y 9 años de edad. El diente mantiene aún toda la raíz y, por tanto, indica que no se cayó por causas naturales normales como, por ejemplo, el reemplazo dentario.
El parietal y el diente de neandertal descubiertos en Moià - IPHES
Ambas piezas abren nuevas perspectivas a la investigación que se está efectuando en estas cuevas para conocer quiénes fueron sus habitantes. En el registro prehistórico europeo hay varios individuos infantiles de diferentes edades, pero el número de caninos inferiores es muy escaso. El estudio detallado del diente permitirá averiguar el sexo del individuo y ayudará a entender cómo se producía el paso de la infancia a la pubertad entre los miembros de esta especie humana. Además, con el diente y el parietal se podrán efectuar estudios paleogenéticos para ver las relaciones filogenéticas de los grupos humanos del Moianès con los habitantes de las diferentes regiones europeas del mismo período.
La pieza dental ha sido confirmada por el profesor José María Bermudez de Castro, del CENIEH, y por la Dra. María Martinón-Torres de la University College de Londres.
Tanto la Cova del Toll como la Cova de les Teixoneres son conocidas por contener un importante registro de la presencia de neandertales en la región de la Catalunya Central. Los estudios que se están llevando a cabo entre el IPHES, la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona (URV) y el CENIEH están obteniendo datos muy significativos para entender cómo evolucionaron los ecosistemas en la zona en función de los cambios climáticos, y como las poblaciones del Paleolítico medio eran capaces de adaptarse a los constantes cambios, según han comentado los codirectores de la excavación.
La campaña de excavación de este año en las Coves del Toll, que se están desarrollando desde el pasado día 5 y finalizan el 24 de agosto, cuentan con la ayuda del Ayuntamiento de Moià. La importancia científica que están adquiriendo estos yacimientos ha propiciado la participación de especialistas de diferentes instituciones de España y de otros países. Así, el equipo está formado por 25 investigadores procedentes de las instituciones anteriormente mencionadas y de la Universitat de Barcelona, ​​la Universitat Oberta de Catalunya, la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad de Murcia, la Università degli Studi di Ferrara, la Tel Aviv University y la Binghamton University de Nueva York.
Los estudios en estos yacimientos forman parte del proyecto de investigación titulado "Compartiendo el Espacio: la interacción entre homínidos y carnívoros en el Noreste Peninsular" (Ref. 2014/100573 de la Generalitat de Catalunya-AGAUR) dirigido por los doctores Jordi Rosell ( IPHES-URV), Florent Rivals (ICREA-IPHES) y Ruth Blasco (CENIEH).

dilluns, 25 de juliol de 2016

La Fundación Palarq encarga a la Fundación Atapuerca la gestión de un proyecto arqueológico en Eritrea

Los codirectores del proyecto por España serán el arqueólogo Eudald Carbonell y el paleontólogo Bienvenido Martínez-Navarro, ambos investigadores del IPHES
El proyecto, llamado “Cuna de la Humanidad: Eritrea-Valle del Rift”, se desarrollará durante tres años y conlleva una aportación de 150.000 euros
Antonio Gallardo, presidente de la Fundación Palarq, y Eudald Carbonell, director general de la Fundación Atapuerca (de la cual es centro colaborador el IPHES, Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social), han firmado hoy en Barcelona un convenio de colaboración mediante el cual la Fundación Palarq encarga a la Fundación Atapuerca la gestión del proyecto “Cuna de la Humanidad: Eritrea-Valle del Rift” con una aportación de 150.000 euros y una duración de tres años.
El proyecto “Cuna de la Humanidad: Eritrea-Valle del Rift” aborda uno de los retos más importantes de la Paleontología y Prehistoria españolas en el Rift Valley esteafricano, cuna de la humanidad, aún desconocido para la paleontología mundial. Tras 10 años de esfuerzo, científicos españoles del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA) han obtenido permiso para investigar en la Depresión de Danakil, de enorme potencial arqueológico, paleontológico y paleoantropológico. Este proyecto de la Fundación Palarq va a ser pionero en abordar -entre 2016 y 2018- la investigación científica seria en la zona.
El arqueólogo Eudald Carbonell con Antonio Gallardo hoy en Barcelona durante la firma del convenio
La Fundación Atapuerca ha sido elegida por la Fundación Palarq para gestionar este proyecto porque los científicos españoles que lo han hecho posible pertenecen al Equipo de Investigación de Atapuerca. Los codirectores del Proyecto por España serán el arqueólogo Dr. Eudald Carbonell y el paleontólogo Dr. Bienvenido Martínez-Navarro (ICREA), ambos investigadores del IPHES, y los codirectores del Proyecto por Eritrea serán el Dr. Yosief Libsekal, Director del Museo Nacional de Eritrea, y el paleontólogo Dr. Tsegai Medin. La Fundación Palarq y la Fundación Atapuerca van a facilitar la investigación postdoctoral del Dr. Tsegai Medin en torno al proyecto. También participa en esta investigación el arqueólogo Xosé-Pedro Rodríguez, responsable del Área de Investigación del IPHES.
La Fundación Palarq, nacida del mecenazgo de Antonio Gallardo Ballart, tiene por objeto apoyar la investigación española en arqueología y paleontología, especialmente en proyectos desarrollados en países en vías de desarrollo, así como la formación de jóvenes científicos de esas áreas, con especial atención al pasado de la humanidad.


divendres, 22 de juliol de 2016

Descubierto un fragmento de cráneo humano de hace sobre 400.000 años en la Cueva Fantasma de la Sierra de Atapuerca

Este homínido podría pertenecer a una población antecesora de los Neandertales
Uno de los resultados más importantes de la campaña de 2016 en la sierra de Atapuerca ha sido la limpieza y puesta a punto del nuevo yacimiento de la Cueva Fantasma. Puesto que el objetivo del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA), del cual forma parte el IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social) es comenzar la excavación del relleno de esta cueva en 2017, se decidió tomar varias muestras que permitieran estimar la edad aproximada de los sedimentos de los niveles superiores. Analizando ya este material, el arqueólogo Josep Vallverdú (IPHES-EIA) detectó la presencia de un resto óseo que podía pertenecer a un homínido. Varios especialistas han confirmado que se trata de un gran fragmento de parietal humano del lado derecho.
Fragmento de cráneo humano hallado en la Cueva Fantasma de Atapuerca - Mario Modesto / EIA
A juzgar por el contexto arqueológico y paleontológico asociado, podemos atribuir este resto humano al Pleistoceno Medio. Queda pendiente la datación del nivel por métodos geocronológicos, pero los restos de microfauna y la industria asociada sugieren que estamos en presencia de homínidos similares a los hallados en la Sima de los Huesos de la Sierra de Atapuerca. Es decir, este homínido podría pertenecer a una población antecesora de los Neandertales, de hace sobre 400.000 años.
Este hallazgo confirma la enorme riqueza arqueo-paleontológica de los yacimientos de la sierra de Atapuerca y supone un espaldarazo para el Programa de Investigación que se inició hace 38 años en este conjunto, Patrimonio de la Humanidad.


dimarts, 19 de juliol de 2016

Cueva Fantasma, un nuevo yacimiento promesa en el complejo de Atapuerca

“Posiblemente sea una de las cavidades con sedimentos más grandes de la Sierra de Atapuerca”, apunta entusiasmado con el nuevo hallazgo Eudald Carbonell
El proyecto Atapuerca no tiene límites: cuanto más se sabe más necesidad hay de conocer nuevos yacimientos, adentrarse más a fondo en el estudio de la sierra del mismo nombre, hay afán e ilusión por seguir avanzando, por tener más elementos de primera mano que permitan conocer las raíces de nuestra historia. Es lo que ha ocurrido una vez más este verano con la campaña de excavación que ahora finaliza.
Uno de los focos de interés ha sido la puesta a punto de Cueva Fantasma para su incorporación en el Proyecto Atapuerca. Se trata de una cavidad que ya estaba documentada, y en una ocasión alguien incluso encontró un bifaz, una especie de cuchillo antiguo, pero allí estaba olvidada. Este año, miembros del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA), han limpiado la cavidad, que con el paso del tiempo había quedado cubierta por cascotes de la ladera que le acoge, con el fin de saber su potencial. Y ha habido sorpresas.
Cueva Fantasma, en Atapuerca - Cedida Fundación Atapuerca
Situada por encima de Gran Dolina -donde se encontraron los primeros restos de Homo antecessor, el primer homínido caníbal-, Cueva Fantasma es una sala kárstica de unos 30 metros de ancho, “posiblemente una de las cavidades con sedimentos más grandes de la Sierra de Atapuerca”, apunta entusiasmado con el nuevo hallazgo Eudald Carbonell, codirector del Proyecto Atapuerca y miembro del IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social). De momento se han desvelado estos días bastantes restos fósiles de fauna. A falta de las dataciones pertinentes, por una serie de características, se sabe que son prehistóricos y que estarían por debajo de los 700.000 años. Se erige así como un yacimiento prometedor que habrá que investigar a fondo.
Mientras tanto, desde el 16 de junio y hasta el 28 de julio ha habido otros yacimientos de la Sierra de Atapuerca que simultáneamente han sido objeto de una nueva campaña de excavación. Han participado un total de 284 personas de 23 nacionalidades. Es el año con mayor afluencia de excavadores y con más internacionalización, muy por delante de ejercicios anteriores. En 2015, por ejemplo, la campaña contó con 277 investigadores de 9 países, mientras que en 2014 hubo 226 personas de 7 nacionalidades.
Otra aportación significativa de este año se ubica en la zona conocida como la Trinchera del Ferrocarril, concretamente en la Sima del Elefante. En su nivel de alrededor de 1,3 millones de años, se han recuperado restos de aves de diferentes tamaños, de oso, de bóvido y de ciervo.  Algunos de los restos de herbívoro hallados ahí presentan trazas de actividad humana, como marcas de corte y fracturación de los huesos largos. Junto a estos restos faunísticos con actividad antrópica, también se ha obtenido un fragmento de lasca en sílex cretácico. Ambas evidencias, faunísticas y líticas  muestran, sin ninguna duda, que la presencia de los grupos humanos en la sierra de Atapuerca se remonta hasta hace como mínimo 1,3 millones de años.
En Galería lo que se ha confirmado es el aprovechamiento antrópico de los animales que caían por la trampa natural situada al Este de la cueva. Hace entre 220.000 y 280.000 años, los grupos humanos accedían a los animales y transportaban los elementos esqueléticos más ricos en masa muscular (extremidades), abandonando en Galería los restos pertenecientes a la caja torácica. Estos últimos eran posteriormente aprovechados por los carnívoros, como lo atestiguan las múltiples mordeduras halladas en los fósiles.

dijous, 14 de juliol de 2016

Degustación y show cooking de tapas paleo en el restaurante Comosapiens de Atapuerca y en el Mercat Santa Teca de Escornalbou y con presentaciones de libro

Burguer de caballo con un ketchup de frutos rojos y steak tartar de potro hispano bretón con espinacas de montaña son algunos de los platos escogidos
Escornalbou (Tarragona) y Atapuerca (Burgos) serán este fin de semana escenarios que acogerán show cooking y degustaciones de tapas paleo inspiradas en el libro Recetas paleo. La dieta de nuestros orígenes para una vida saludable (Pàleo receptes, en catalán) del arqueólogo Eudald Carbonell y la periodista Cinta S.Bellmunt, que en ambos casos también se presentará. Los dos coautores son miembros del IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social) y del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA).
La chef Vanessa Merino (derecha) con Cinta S. Bellmunt seleccionando las recetas paleo
En Escornalbou la actividad se realiza en el Mercat Santa Teca, que tiene lugar este fin de semana. En concreto, el aperitivo paleo se ofrecerá en el campo de tiro el sábado día 16 de julio a las 13 h. El acto irá a cargo de la periodista Cinta S. Bellmunt y de la chef Vanessa Merino, del restaurante Almosta de la Part Alta de Tarragona. Esta última cocinará algunos platos y los asistentes, para descubrir cómo se comía en el paleolítico, podrán saborear una burguer de caballo con un ketchup de frutos rojos y crujiente de berenjena.
Este show cooking también incluye la presentación de tres platos más: una sopa de tomate con cerezas con caballa marinada, una ensalada tibia de rebozuelos al rescoldo y unos mejillones también al rescoldo. Vanessa Merino se ha inspirado en las recetas paleo para hacer estos platos teniendo en cuenta la cocina de proximidad, de temporada y adaptada a los gustos actuales y los requerimientos prácticos de un restaurante.
En Atapuerca, el viernes 15 de julio a las 20.15 horas, en el restaurante Comosapiens, los chefs de este establecimiento Nacho Cifrián y Ana Arribas servirán steak tartar de potro hispano bretón con espinacas de montaña, y salmón marinado con hierbas picantes, acompañados por las explicaciones de Eudald Carbonell.
Este acto contará con la colaboración del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de la Ribera del Duero, de la librería Luz y Vida, de Delicias Burgos y de la Asociación de Criadores Burgaleses de Ganado Autóctono Caballar e Hispano-Bretón.

dijous, 7 de juliol de 2016

Primera semana de los Campus Científicos de Verano

En el IPHES se realiza el taller Evoluciona! con el objetivo de completar los conocimientos sobre Prehistoria y Evolución Humana
Los participantes descubrirán cómo se investiga en un instituto universitario, como se identifican los fósiles, los instrumentos líticos y la fauna, así como su tratamiento en laboratorio
Esta semana han comenzado los talleres del Campus Científicos de Verano que, dirigido a estudiantes de bachillerato y de la ESO, se desarrollarán hasta el 30 de julio. En total, a lo largo de todo el mes, el IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social) acogerá 36 estudiantes, procedentes de diversas localidades del Estado español, que realizarán el taller Evoluciona! con el objetivo de completar sus conocimientos sobre Prehistoria y Evolución Humana.
La actividad se centra en reforzar el conocimiento de la prehistoria de los participantes de acuerdo con las últimas investigaciones en la disciplina, así como en conocer cómo se investiga en un instituto universitario, identificar fósiles, instrumentos líticos y fauna, y su tratamiento en laboratorio.
El taller incluye una visita a las Coves de l'Espluiga. Ahí vemos el primer grupo atendiendo las explicaciones del responsable de Socialización del IPHES, Lluís Batista
Durante el desarrollo del proyecto se abordarán los siguientes aspectos: las cinco metas de la Evolución Humana, el arte, la elaboración y funcionalidad de las herramientas de piedra prehistóricas, cómo estudiamos los restos de animales que se recuperan en los yacimientos arqueológicos, y la restauración de los fósiles.
Los Campus Científicos de Verano se organizan en cuatro turnos de una semana cada uno. Los dos primeros están dirigidos a estudiantes de 1º de bachillerato, y los dos últimos, a alumnos de 4º de ESO. Además de los talleres, durante su estancia también harán salidas a diferentes empresas, para ver el trabajo práctico de los temas de los que se tratan en el aula, o en las cuevas de la Espluga de Francolí (Tarragona), en caso del taller de prehistoria. También participarán en actividades culturales y lúdicas. 
Estos son los primeros alumnos que ha acogido el IPHES en la edición de los Campus Científicos de Verano de este año - Lluís Batista/IPHES
Los jóvenes, procedentes de todo el Estado, viven en un entorno universitario y de investigación, conviviendo entre ellos en un intercambio cultural y personal. Es una experiencia científica en la que trabajan en equipo y junto a profesores e investigadores que les ayudan a potenciar sus capacidades.

El programa está impulsado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Fundación Española Para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), en colaboración con la Obra Social "laCaixa". Para optar a una de las plazas disponibles -1.920 en total- los candidatos deben tener una nota media igual o superior a 7,5 en el curso académico 2014-15.